Buscar
  • Marina Martín Laguna

Detienen a la sospechosa detrás del “asalto de los clones”

“Nadie juzga al huracán por arrasar ni al humo por asfixiar”

El pasado mes de Marzo un acosador, cuya identidad continúa siendo un misterio, irrumpía en el hogar de Rosa y Alberto con la única intención de masturbarse en el dormitorio del matrimonio. Tras rematar la faena y antes de que pudiera huir, la pareja regresó al domicilio topándose cara a cara con el intruso. El enfrentamiento desembocó en la muerte de éste a manos de Alberto, que fue arrestado y, a día de hoy, continúa a la espera del juicio.


Tras dicho incidente, en El Borrao han tenido lugar varios altercados similares o, por lo menos, con el mismo acosador como protagonista, y es que el misterioso hombre que irrumpió en la casa de Rosa y Alberto es también el culpable de más de seis asaltos y sospechoso de haber cometido otros dos, teniendo lugar todos ellos durante la madrugada o a la hora de la siesta. Pero, ¿cómo puede ser esto posible si supuestamente aquel hombre está muerto?


Tres son ya los cadáveres almacenados en la morgue de nuestro pueblo y todos ellos pertenecen a la misma persona, o eso aseguran los especialistas encargados del caso.


“Cualquiera podría pensar que se trata de trillizos, pero los análisis indican que, no sólo son la misma persona, sino que esa persona es o… son una mujer”.


Siguiendo las pistas proporcionadas por el laboratorio, esta mañana ha sido arrestada María de Lucas Benito, de 48 años de edad, vecina y costurera de El Borrao como presunta responsable de los asaltos. Se le acusa de crear en un laboratorio clandestino, todavía por localizar, un “ejército de clones” a partir de su propio ADN e incitarlos a perpetrar actos delictivos.


Ante dichas acusaciones, María ha declarado que “Soy costurera no científica”.


Tras horas de interrogatorio, la mujer ha acabado confesando y alegando en su defensa el haberse convertido ella misma en un dios:


“Yo antes era María, una vecina normal, y de la noche a la mañana me doy cuenta de que tengo el poder de crear y controlar a otros seres. Una diosa. Al principio me sentía culpable, pero… es como pedirle a la guapa que se arrepienta de su belleza. No es algo que yo haya buscado y, sobre todo, no se me puede culpar por ello. La moral del ser humano siempre es más compleja que la realidad. Cada ser acepta su propia forma de existencia. Nadie juzga a un hipopótamo por asesinar brutalmente a su cría únicamente para demostrar que él manda. Nadie juzga al huracán por arrasar ni al humo por asfixiar”.

La fiscalía ha pedido que María sea puesta a disposición de los especialistas del psiquiátrico de El Borrao para que puedan determinar si sus delirios megalomaníacos son reales o fingidos.


Cuando María estaba siendo trasladada desde la comisaría, un reportero de este periódico ha logrado recoger sus últimas declaraciones antes de entrar en el furgón policial:


“¿No os dais cuenta? No sirve de nada que encerréis mi cuerpo si en sueños continúo siendo libre”.


2 comentarios