Buscar
  • Álvaro Valmorisco

El Borrao como centro de interés turístico para celebrities

Como Pamplona para Hemingway, Oviedo para Woody Allen o Granada para Los Clash, El Borrao también ocupa un lugar predilecto en la lista de destinos preferidos por algunos famosos

No se puede negar que El Borrao posee un encanto especial. No tendrá una catedral de Notre Damme ni tampoco una Capilla Sixtina, pero entre sus avenidas y parques se respira un aire... especial. Un aire que consigue que todo el que llegue, no pueda irse. Por suerte para sus habitantes, esto no sucede demasiado a menudo, puesto que el turismo es muy estacional. Es precisamente esa falta de turismo constante la que hace de este mágico pueblo un lugar atractivo a ojos de muchos famosos que buscan paz y privacidad en sus momentos de ocio.


Es posible que esa fuera la razón por la que, a principio de la década de los años 70, un grupo de músicos con renombre internacional eligiera El Borrao para llevar a cabo una serie de salvajes fiestas que acabarían con la muerte de una joven de 16 años llamada María Velloso. Un grupo formado ni más ni menos que por Jimi Hendrix, Janis Joplin, Jim Morrison y Alan Wilson.

Todo empezó a mediados de Julio de 1970, en pleno movimiento hippie, cuando los jóvenes de todo el mundo comenzaron a alzarse contra el sistema al ritmo de Rock psicodélico y drogas alucinógenas. Un movimiento caracterizado por la libertad de expresión y el amor libre. Estas cuatro estrellas del rock se hospedaron durante 40 días en el Hotel Juana, y no saldrían de ahí hasta el fatídico día en que, como decíamos antes, María Velloso fue hallada muerta en extrañas circunstancias.

Hendrix, Joplin, Morrison y Wilson se encontraban a la cabeza del movimiento hippie; sus figuras estaban asociadas en el imaginario colectivo a los escándalos y el consumo de drogas. Sin embargo, lo que nadie sabía es que en su faceta privada, estas estrellas también eran aficionados a las artes oscuras, el espiritismo y la magia negra.


Lo que ocurría en el Hotel Juana sigue siendo un misterio: el joven cuarteto se dedicaba a celebrar fiestas que duraban semanas enteras -se dice que la música nunca dejó de sonar en los cuarenta días que permanecieron en el lugar- y los jóvenes del pueblo, absorbidos por el fenómeno, escapaban de sus casas para festejar en el hotel. Todo el que entraba debía firmar una carta de confidencialidad con consecuencias millonarias para aquel que se atreviese a desvelar lo que sucedía entre esas cuatro paredes.

El 1 de Septiembre de 1970 la música cesó y los cuatro artistas se desvanecieron casi como por arte de magia. La policía acudió a una llamada de la dueña del hotel y, cuando llegaron al lugar, encontraron el cuerpo sin vida de María Velloso. Los agentes la hallaron tumbada en una bañera. Las paredes del baño estaban completamente cubiertas de símbolos paganos -27 en total- rubricados con sangre. Una sangre que, de acuerdo a lo que la policía científica descubrió con posterioridad, no pertenecía a María. Se barajó la posibilidad de que la joven de 16 años hubiera sufrido una sobredosis, pero la autopsia reveló que no había rastro de droga en su organismo. Es por ello que, a día de hoy, su muerte sigue considerándose un caso sin resolver.


La desgracia no terminaría con la muerte de la joven. A los pocos días, el 3 de Septiembre de 1970, Alan Wilson fue encontrado sin vida en su hogar en California. Murió de una supuesta sobredosis. A las pocas semanas, el 18 de Septiembre, Jimi Hendrix fue hallado muerto en su casa de Londres. Al parecer, se había asfixiado con su propio vómito tras haber consumido una cantidad letal de barbitúricos y alcohol.


El mundo entero todavía velaba la muerte de estos dos grandes músicos cuando, el 4 de Octubre, Janis Joplin moría víctima de una sobredosis de heroína. Un paranoico Jim Morrison sobreviviría casi un año más, hasta el 3 de Julio de 1971, cuando sucumbía en su casa de Paris, de nuevo debido a una sobredosis.


Es cierto que las muertes de estos cuatro artistas no tienen por qué estar relacionadas con lo que podría haber sucedido en el Hotel Juana, aquel verano de 1970 en El Borrao, pero todavía nadie ha podido explicar el por qué de esos trazados en el suelo y paredes del baño donde fue encontrada María Velloso. Es posible que, sea lo que sea lo que estuvieran intentando hacer en aquel baño, saliera mal. Puede que trataran de huir hacia distintas partes del globo pero, si así fue, no les sirvió de mucho. Todos ellos murieron con 27 años de edad.


Nunca sabremos qué les perseguía...


3 comentarios