Buscar
  • Marina Martín Laguna

“Swing’eros sin el swing”

El nuevo negocio que lo está petando en El Borrao

El pasado mes de marzo, llegaba a la antigua estación ferroviaria de El Borrao el tren conocido como “El Expreso de Medianoche”, una maquinaria hace tiempo obsoleta que no se había vuelto a ver desde la imposición de la Democracia en nuestro pueblo allá por el año 88’.


A día de hoy siguen sin encontrarse explicaciones que respondan a las dudas lógicas que surgieron tras dicha aparición: “Hombre, digo yo que un tren va por las vías, ¿no? Pues el alcalde fundió hasta el último hierro cuando le entró el capricho de hacerse el coloso ese con su cara para dar la bienvenida a los viajeros. ¡Ja! Viajeros, ¿qué viajeros? ¡Sin el tren no había dios que llegara a El Borrao!”.


Pero las preguntas más inquietantes tienen que ver, sin ninguna duda, con los visitantes que llegaron en aquel expreso. Un tren que parecía viajar desde el pasado y que sin embargo traía consigo el presente. Quizás no nuestro presente, pero uno muy similar. Y es que los desconocidos que se bajaron de aquella máquina fantasmal eran nuestros propios hermanxs, hijxs, profesorxs, abogadxs, padres, madres, abuelxs, médicxs, enfermerxs, heladerxs, escritorxes, policías, políticxs, soldadxs, palomiterxs, maquinistas, estudiantes, carpinterxs, psicólogxs, ganaderxs, futbolistas, gatxs, pájaros, brujxs, dentistas, aguadorxs, medallistas olímpicxs, multimillonarixs, modelos, jardinerxs, paradxs, perdidxs, piradxs y un titiritero (el que suele actuar en el parque infantil todas las tardes).


“¿Yo soy él?, ¿Él es yo? o ¿Somos dos yo diferentes?”; “Es como tener otro hijo, ¿no? Un hijo idéntico a mi otro hijo, con el exacto mismo... ADN”; “Si son clones, ¿hay un nosotros o ¿Sigo siendo sólo yo?” Son algunas de las cuestiones que nuestro alcalde ha acallado prohibiendo cualquier comentario que haga alusión a la llegada de nuevos habitantes a El Borrao. Prohibición que, por cierto, algunos prófugos ya han aprovechado para mudarse al vecindario.


A pesar de las delirantes teorías de conspiraciones protagonizadas por clones, alienígenas, choques entre líneas temporales, el multiverso o incluso por el propio alcalde, nuestros nuevos vecinos se han amoldado tan bien a nosotros que han creado un club de swingers para parejas que quieran intercambiarse con sus respectivas parejas gemelas. ¿Puede considerarse ésta una práctica polígama o continúan siendo relaciones monógamas en las que cuatro siguen siendo realmente dos?


El artífice de la nueva polimonogamia-manía es Arturo Claudio Benítez, uno de los múltiples habitantes de El Borrao cuyos matrimonios se han visto gravemente afectados por la aparición de sus otros “yo”.


“Imagínate que llevas años aburrido con el sexo: siempre con la misma persona y en las mismas posturas, pero la verdad es que tampoco quieres hacerlo con nadie más, ya sea por pereza, por culpabilidad o por amor. Pues cuando va y aparece alguien igualiiiiiiito a tu pareja dices ¡Hostia! No es tan grave como una infidelidad, ¿no? Son la misma persona en dos cuerpos separados, pero iguales. En realidad estás follando con la persona a la que amas, pero… ella no lo siente y… bueno, en realidad… para ti es la misma persona, pero para ellas no. Pero ¿qué cojones? ¿Desde cuándo ha sido el sexo algo altruista? ¡Nunca! El orgasmo es puro egoísmo, hombre… Poca gente dice: Venga, voy a acostarme con este para que disfrute. ¡No! Cada uno busca su propio gustito… Aunque… joder, vale... Muchas mujeres llevan haciendo eso años, pero… ¿cómo voy a identificarme con ellas si soy un tío? A mí que me pregunten cosas de tío y desde mi vista de tío mi eyaculación es egoísta y… qué difícil es todo ahora. Hasta pensar es difícil. Todo tiene un “pero”, una doblez, otra cara… En fin. Que si tienes una pareja réplica y quieres swingear vente al “Swing’eros sin el swing”.


El negocio de Arturo no es el único que ha abierto bajo la premisa del amor entre “iguales”, los hay con temáticas aún más controvertidas que juguetean con la ilegalidad. Tal es el caso de Juliana, una mujer que llevaba enamorada de su hermano desde el momento en el que alcanzó la pubertad y que dice haber encontrado en la réplica de éste la solución a su depresión.


“No se debe luchar contra algo tan bonito. He creado la asociación “DePuraDos” Para todas aquellas personas incomprendidas que, como a mí, se les ha negado el amor por considerar que sus sentimientos son políticamente incorrectos. Cada uno tiene su camino hacia la felicidad y nadie, ¡NADIE! debería tener el derecho para decidir por otros”.


Incesto, poligamia, auto-canibalismo e incluso narcisismo hacia otros. Sea como sea, la polémica está servida y ni las multas del ayuntamiento podrán con los nuevos hashtag de moda en El Borrao: #Clonificados #ReplicandoAmor #YoYoMismoYelOnanismo #MeCambioPorTi.